Diálogos en agua

Volver a un estado de virginidad emocional y sensorial en el que el participante ha de intentar evadirse de los conocimientos adquiridos para evitar cualquier tipo de influencia en el momento en que su cuerpo interactúe con él mismo o con los objetos que se le proporcionan dentro del agua.

Las fotografías captan los movimientos del participante y registran el diálogo entre cuerpo y objeto. Además de la experiencia, estas imágenes captan la belleza del cuerpo en movimiento. Un movimiento imprevisible que varia según la persona. Para lograr este efecto, se fotografía la escena usando exposiciones largas con el fin de captar un periodo de tiempo. Se congela el movimiento, no el momento.

El agua es una parte esencial del proyecto. Por un lado, simula, en mayor o menor medida, un espacio de ingravidez en el que el cuerpo se ve liberado de la fuerza que le obstaculiza la realización de según que movimientos. Por otro lado el agua es símbolo de creación. Nos remite a la bolsa amniótica de la que todo ser humano parte. Es el principio de la vida.

 

Puedes adquirir la obra en la galería SAATCHI.